Pérdida de Hielo Global: Nuevo Récord

Actualidad

La rapidez del deshielo en todo el mundo se está acelerando. Según una totalmente nueva búsqueda en las últimas 3 décadas la Tierra ha perdido 28.000 millones de toneladas de hielo.

Como puede ser un tanto trabajoso imaginar lo cual son 28.000 millones de toneladas de hielo, para hacernos una iniciativa de tal intensidad, diremos que equivaldría a enterrar toda el área del Reino Unificado bajo una fría capa de agua helada de 100 metros de espesor.

La comparación es pertinente ya que dicha es claramente la proporción de hielo que en las últimas 3 décadas ha perdido nuestro mundo.

Las cifras son parte de un análisis publicado este 25 de enero de 2021 en la revista especializada The Criosphere de la Alianza Europea de Geociencias; el primero en hacer un análisis de la pérdida de hielo a grado universal usando datos de satélite y del cual se desprende que la rapidez a la que el hielo está desapareciendo en todo el mundo se está acelerando.

El deshielo eleva el grado del océano, se incrementa el peligro de inundaciones en las sociedades costeras y amenaza con eliminar los hábitats naturales de los que es dependiente la vida silvestre internacionalmente

El análisis, dirigido por la Universidad de Leeds, y en el que además han participado la Universidad de Edimburgo, el University College de Londres y los especialistas en ciencia de datos de la startup Earthwave, informa que la tasa de pérdida de hielo de la Tierra en las últimas 3 décadas ha incrementado a partir de de 800 millones de toneladas por año en 1990, hasta los 1300 millones de toneladas por año en 2017.

2 enclaves primordiales

La búsqueda, financiada por el Consejo de Indagación ambiental Natural del Reino Unificado, muestra que, a escala planetaria, a lo largo de los últimos 23 años, el crecimiento en la tasa universal de pérdida de hielo fue del 65%, debido primordialmente a un intenso crecimiento de la merma de las capas de hielo polar en la Antártida y Groenlandia.

El médico Thomas Slater, creador primordial del análisis e investigador del Centro de Observación y Modelado Polar de Leeds, puntualiza que: “aunque cada una de las zonas que estudiamos perdieron hielo, tenemos la posibilidad de ver una particular aceleración del proceso en estas 2 zonas».

«Las dinámicas de las capas de hielo se permanecen comportando como en los peores escenarios de cambio climático establecidos por el Panel Intergubernamental sobre Calentamiento global», continúa, » de lo cual se deriva que, a lo largo de este siglo, el incremento del grado del océano va a tener impactos bastante graves en las sociedades costeras de todo el planeta».

Por océano y aire

El análisis ha cubierto un total de 215.000 glaciares de montaña repartidos por todo el mundo; las capas de hielo polar en Groenlandia y la Antártida; las plataformas de hielo que flotan cerca de la Antártida y el hielo marino a la deriva en los mares Ártico y Austral.

Según este, la pérdida de hielo fue causado por el calentamiento de la atmósfera y los mares, cuyas temperaturas medias han incrementado en 0,26 °C y 0,12 ºC respectivamente a lo largo de décadas consecutivas a partir de 1980. El informe además concluye que la mayoría estas pérdidas se debieron al derretimiento atmosférico, precisamente el 68%, y las pérdidas restantes, el 32%, al derretimiento oceánico.

«El incremento de las temperaturas atmosféricas fue el primordial impulsor de el decrecimiento del hielo marino del Ártico y los glaciares de montaña internacionalmente, en lo que el crecimiento de la temperatura del mar lo fue de la capa de hielo de la Antártida. Por otro lado las perdidas en capa de hielo de Groenlandia y las plataformas de hielo de la Antártida se debe asociarlas a una mezcla de los dos componentes» puntualiza Slater.

Un mar que se eleva

«La fusión de hielo marino no auxilia de manera directa al crecimiento del grado del océano, sin embargo tiene una predominación indirecta» incorpora Isobel Lawrence, investigadora del Centro de Observación y Modelado Polar de Leeds.

Una de las funcionalidades clave del hielo marino del Ártico es reflejar la radiación solar de regreso al espacio, lo cual ayuda a conservar gélido el Ártico. Sin embargo mientras el hielo marino se contrae, los mares y la atmósfera absorben más energía solar, lo cual induce a que el Ártico se caliente más veloz que cualquier otro sitio del mundo.

«Esto no solo está acelerando el derretimiento del hielo marino, sino que además está exacerbando el derretimiento de los glaciares y las capas de hielo de tierra, que es lo cual provoca que incremente el grado del océano», aclara.

Poco bastante más de medio hielo perdido, el 58%, se produjo en el hemisferio norte; a medida que el restante 42% lo hizo en el hemisferio sur

La mitad de cada una de las pérdidas se debieron al deshielo en tierra: los autores calculan que 6100 millones de toneladas de los glaciares de montaña, 3800 millones de toneladas de la capa de hielo de Groenlandia y 2500 millones de toneladas de la capa de hielo de la Antártida fueron a parar al océano a lo largo de dichos 30 últimos años, lo cual se ha traducido en un crecimiento universal del grado de los mares de 35 milímetros. Se cree que por cada centímetro de incremento del grado del océano, alrededor de un millón de individuos permanecen en riesgo de ser desplazadas.

«Cada una de las zonas glaciares de todo el mundo han perdido hielo», expone la coautora del informe, Inès Otosaka, además del Centro de Observación y Modelado Polar de Leeds. «Pese a guardar solo el 1% del volumen total de hielo de la Tierra, los glaciares han contribuido a casi una cuarta parte de las pérdidas globales de hielo a lo largo de el lapso de análisis» continua».

«Empero además de contribuir al crecimiento del grado medio del océano universal, los glaciares de montaña además son críticos como recurso de agua dulce internacionalmente» amonesta. » El retroceso de los glaciares es un inconveniente tanto a escala universal como local que no tenemos la posibilidad de desconocer» concluye.