Musk impone mano dura en Tesla y logra terminar la producción de autos a los gritos

Autos

Un tenso y también irritable presidente ejecutivo de Tesla Inc, Elon Musk, chilló a sus ingenieros en la línea de montaje de Fremont, California, y sacó a trabajadores de otros departamentos para continuar generando sedanes eléctricos Model tres, afectando a otros modelos. Además de esto, los turnos de fin de semana eran obligatorios, conforme sus empleados.

Tesla separó de su camino todos y cada uno de los obstáculos en la última semana de junio para cumplir su objetivo de fabricar cinco mil unidades del Model tres en una semana.

No obstante, los inversores vacilaban el primer día de la semana -cuando las acciones cayeron un dos con tres por ciento- de que pueda continuar este ritmo constantemente, sin recurrir a horas y trabajadores extras.

Ya antes de conseguir el jalón de producción en la mañana del domingo, Musk aumentó la presión sobre la línea del Model tres, chillando a sus ingenieros cuando el proceso se ralentizaba o bien se paraba por inconvenientes con los robots, aseveró un trabajador a la agencia Reuters.

Tesla edificó una línea nueva en apenas un par de semanas, en una enorme carpa instalada fuera de la fábrica primordial, una resolución sin precedentes en una industria que acostumbra a precisar años para planear sus cadenas de montaje. Conforme afirmó, esta zona fabricó el veinte por ciento de los Model tres ensamblados la semana pasada.

“Estuvieron sacando gente de nuestra línea a lo largo de todo el día para cubrir sus necesidades (para el Model tres), a fin de que la línea prosiguiera moviéndose”, afirmó un trabajador del Model S el último día de la semana. Como la atención está puesta en el Model tres, la línea del S está retrasada en unos ochocientos autos en cuotas con plan de ahorro, añadió.

“Han estado dando prioridad en la pintura al Model tres por delante del S, para asegurar que conseguían su meta de cinco mil”, aseveró el obrero. “El departamento de pintura no puede manejar el volumen”.

Las interrupciones en las cadenas de los Model S y X podrían conminar el propósito de Tesla de edificar cien de estos automóviles en dos mil dieciocho. Tesla acopló cuarenta y nueve y cuatrocientos ochenta y nueve de ellos en la primera mitad del año.

Siendo preguntado sobre el potencial impacto en los dos modelos, Tesla aseveró que asimismo generó mil novecientos trece de ellos a lo largo de la última semana del trimestre, al lado del Model tres. Tesla asegura que fabricó un total de veintiocho y quinientos setenta y ocho Model tres en el segundo trimestre y cuarenta y novecientos ochenta y nueve desde el instante en que la producción empezó el pasado julio.

El fuerte impulso de la semana pasada asimismo significó una reescritura de la política de asistencia de los empleados. 2 trabajadores afirmaron que tras la implantación de turnos obligatorios de fin de semana, Tesla anuló una política que prometía a los trabajadores un margen de aviso de cuando menos una semana ya antes de tener que trabajar en el fin de semana.

“El gerente y el supervisor te afirman verbalmente: ‘Si no vienes, te reportamos'”, comentó uno de los trabajadores a Reuters la semana pasada.

Ciertos empleados están preocupados por el hecho de que el ritmo furioso y las largas horas de trabajo puedan “abrasar” a los trabajadores. Un empleado señaló que se les afirmó que prosiguieran trabajando hasta cumplir su meta diaria de producción y no cuando acabasen sus turnos.

“Nos afirmaron que nos preparemos para trabajar hasta doce horas desde mañana”, afirmó el empleado del Model S el primer día de la semana. “Serán esencialmente doce horas desde este momento de ahora en adelante y tengo la impresión de que serán 6 días por semana”.

Para lograr esta cantidad, Tesla está presto a “gastar el dinero que sea”, comentó un empleado, resaltando la nueva línea de montaje de baterías mandada desde Europa en aeroplanos de carga en el mes de mayo.

En la mañana del domingo, unas 5 horas tras el autoimpuesto plazo del segundo trimestre, el número cinco mil se alumbró en una pantalla con cuenta atrás a la vista de los obreros de la línea de montaje del Model tres.

El auto que marcó el jalón llevaba una señal “cinco mil” en el parabrisas.

Tesla afirmó el primer día de la semana que una parte de la producción del Model tres va a parar por la festividad del cuatro de julio, si bien el trabajo se reiniciará el jueves. La firma planea acoplar seis mil Model tres a la semana para agosto.

Sin embargo, el trabajador al que le afirmaron que espere turnos más largos advirtió que presionar demasiado a los trabajadores en la línea de montaje podría ser contraproducente.

“Él (Musk) va a terminar con bastante gente, por el hecho de que van a comenzar a hacerse daño a izquierda y derecha” por la velocidad de la cadena de ensamblaje, comentó el trabajador. “La gente tiene un límite en lo veloz que puede moverse”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *